miércoles, 23 de enero de 2013

trigueña como el sol...

Tu cabello, trigal de risueños
rizado se ondea
en las manos del viento.

Y tu conspicua mirada,
espejo de tu alma,
tan pura
como el aire del alba.

Tu labios rojos
un rojo intenso...
que deja,
huella en cada piel que toca

Sonrisa deslumbrante
de gesticulación innocua y precisa

Mujer que vas andando
¿a donde vas tan deprisa?

No te alejes y me dejes
solo el recuerdo de tu sonrisa.