martes, 12 de febrero de 2013

Porqué


Dos rayos, tres rayos, cuatros rayos,
y la noche sigue relampagueando
quizás queriendo exigirle al mundo un pequeño cambio.
Quizas la tormenta no se sepa hacer entender
y tenga que salir el sol para darnos esperanza
que toda tormenta pasa,
que nada sucede porque si,
porque todo esta escrito
porque todo tiene un fin.