domingo, 26 de enero de 2014

En memoria de la memoria del que a perdido el recuerdo.

cuando caigo intensamente en vacíos cósmicos,
donde nada mas hay que la duda.
Reflexiono y me quedo tildado.

-¿Fue hoy que paseamos en colectivo y me contabas historias para que no tema al docto?

Millares de preguntas con palabras y frases como leguas, se cruzan ante mi, queriendo forjar mi mente. Y de repente apareces y desapareces, como por arte de magia.
como si parpadeara y estuvieras.
Como si bostezara y desaparecieras.
Tan armónico todo el vuelo y tan corto el aterrizaje, que si no existiera un previo despega, podría llegar a creer que me despierto de un sueño aterrizo y me duermo.
Que corta se hace la vida entre el agua, la tierra, el aire y el fuego. Como los puntos cardinales, que nos marcan hacia donde vamos pero no hacia donde queremos ir.

Es tan injusta la vida en ocasiones, pensar que algunos tenemos que soñar para sentirnos despierto. Pensar que en ocasiones es mejor no pensar para mantenerse vivo.
Podría tirarme horas tratando de explicar lo que yo a veces no entiendo, pero trato de expresar, aunque a veces eso cueste y se pague con un bla bla bla...

Desistamos de todo aquello que nos aferra a no aferrarnos a la vida, a no valorar lo valorable y a valorar lo materia, que en el momento en que uno le pone un precio pierde su valor.

Curemos nuestras mente de la sociedad insaciable, de mercados caníbales y de personas impresentables y sin presencia, sin decencia y sin respeto.
Amemos a los que aman y a los que viven para amar, a los amantes a los eternos.

Vivamos para vivir, vive por el, por ellos y por ti.



"Dejo atrás lo que queda, sin pensar en nada mas, 
dejo volar las hojas, sin retener la primavera. 
Que pase el tiempo y las estaciones, 
los días las horas y lo que tenga que pasar. 
Seguiré siendo lo que soy y feliz de no haber sido"