martes, 29 de abril de 2014

Con amor y mucho vicio

Se cortaran las cuerdas, que atan mi alma a este infierno
Se pudrirán las manzanas, que no como y que pateo
La prisa lleva mi calma y mi calma no tiene prisa
Siempre escondo mi sonrisa debajo de algún acorde
Cualquier poeta diría, que en mis versos hay auspicio
La soledad es un vicio, que pocos saben soportar
El ruido tiene un silencio, y el silencio mucho ruido

Lucida la locura, permanece inconsciente
Susurrando entre dientes que la lleve la muerte
Que está cansada de tropezar con Cupido
Siempre borracho confundiéndose de amores
Que las rosas sin espinan, no son rosas que estén vivas
Tantas cuerdas he perdido y tantas he de perder
Esputando diccionarios con amor y mucho vicio.



"Una delgada línea entre su sombra y mis manos,
deja un abismo intenso abierto al placer y al tacto.
Como si fuera una Lira, y mi alma la de Orfeo,
El sonido nos condena con el ruido del infierno."