martes, 20 de mayo de 2014

Bajo el Sol de Armentia

Todo todo, de repente
Se vuelve trascendental.
Todo todo, lo que gira
vuelve a ser un poco más.

Y deliro
Con estas palabras que digo. 
Y deliro

La luz que crece
arpegiando entre rayos de sol.
Y el atril de lunas,
que crece en cada cuarto de hotel,
que escondemos las cenizas y las prisas
que nos llevan siempre a fin de mes.

Quiero tener un pedazo de tu inconsciente, para mí.
Para guardar esos retoños
que dejamos en abril,
en aquel bar de Madrid
Donde todo vuelve a empezar.

Todo todo lo que queda,
es un poco más de lo que escribo
bajo el sol de tus besos

y el abrigo de tu ombligo.



Fotografia de Igartz

"Alas

El sol  me rozaba lentamente
dejándome ese cálido escalofrío sobre las vertebras
Como si al cerrar los ojos sufriera una metamorfosis
que me regalara un par de alas y poder volar
lejos de la gravedad que me mantiene estable,
estático, inmóvil.
Siento los primeros acordes como si plumas comenzaran a salir de mi espalda, cojo a Dulcinea por los lados y comienzo a besarla con tanto amor como a quien dibuja entre las sombras, y puedo sentir aletear, con cada trazo de sus manos.
La calma llena mis venas, me siento lucido, eterno. ¡VIVO!"