viernes, 17 de abril de 2015

Perdí mi gravedad y con ella mis ataduras mas absurdas
ahora puedo caer al cielo cuando quiera
sin tener que esperar a que un dios o un ignorante me lo prohíba.