jueves, 14 de mayo de 2015

Las mariposas nunca mueren

¿Alguna entrepierna vacía?
no tengo donde dormir.
Mis sueños florecen despiertos
dormidos se quedan ahí.

Detesto el marisco ofertado
salvo que sea de entrepiernas.
A base de carne y pescado
se sobrevive a ciertas guerras.

Soy mi propio juez y mi elección de pecado
soy la semilla que germino en mi interior.
La maldición de unos cuervos
y la paz de algunos pocos locos.
Soy la tentación constante de la muerte.

A cada cerdo le llega una casa
y una cama caliente.
A cada bala una frente inocente
que no pinta nada.

Buscamos versos que lleguen al alma
vendemos chismes que no valen nada.
Gritamos al viento y lloramos suspiros
rezamos al crisma del televisor.

Soy mi propio juez mi propia codicia
soy esa armonía que el cierzo dejo.
La maldición de algún erudito
la paz de unos locos.

tentación de la suerte.


"La muerte se alimenta del pasado
las flores crecen en las tumbas
y los pájaros cantan al alba.

Tu voz se aleja en el viento
mi alma sucumbe a tu espalda
las mariposas...

...nunca mueren mueren."