jueves, 14 de mayo de 2015

Por lo general, siempre se envidia la suerte ajena. Aunque la suerte de algunos en ocaciones es la desgracias del otro. Y no existe suerte sin esfuerzo. El resto son solo causalidades.