lunes, 7 de diciembre de 2015

Momentos

Días raros y grises
Desayunos promiscuos
en camas vacías de amor
y repletas de hipocresía.
Bendita sea la ignorancias 
de el mudo que no habla,
que no demuestra ni necesita demostrar nada.
Sabe que es mudo y mudo se queda,
sin necesidad que lo vean,
sin necesidad que lo sepan. 
Días grises, desayunos raros
Pensamientos promiscuos e impuros.
Heridas que no sofoca el alcohol
ni se queman en cigarrillos.


"Planeabas el momento de escaparte, desde que te auto condenaste a mi."