miércoles, 23 de marzo de 2016

Ganas de ti y tu felicidad

-Tus mañanas conmigo- (Parte 1)

Está mañana entre recuerdo y recuerdo me acorde de ti;
He despertado contigo, pero saber que te marchas, es querer ir corriendo tras de ti. 
Sólo bastó verme reflejado en el espejo, o lo que quedaba de mi;
Estoy entero, pero dividido en trozos internos, que de apoco se reagrupan.
Sí, nos vamos. Para qué quedarnos sí no hay fiesta en este baile. O por lo menos, a uno no le apetece bailar;
y somos dos.

-Hasta pronto/buen viaje- (parte 2)

Sí tu alma muere una vez al día,
podrías llegar a no quererla.
Nunca dejes que tus fusiles se disparen en vano.
Nunca vuelves a dormir,
estando frío o helado.

Que las trompetas te rechinen por lo alto,
En tus mañanas majaretas de san Juan.
Que tus memorias no vuelvan a olvidos,
Que tus champanes sean sólo francés.

No dejes para nunca lo de antes,
No quieras lo de ellos, quiereme.
No busques el consuelo en Nagasaki 
Que no quiebres tu voz sin quebrantar.

No tiembles, el temor no es sincero
No bebas de mi copa sin besar.
No quieras que te quieran dos amores.
No persigas mariposas al azar.

Que las trompetas te rechinen por lo alto,
En tus mañanas majaretas de san Juan.
Que tus memorias no vuelvan a olvidos,
Que tus champanes sean sólo francés.