viernes, 1 de abril de 2016

Con destino a tus piernas

Anoche por fin me abrazaste con tus piernas de pluma, y me llevaste volando. sinceramente no se adonde y poco me importo saberlo. Sólo se que en algún momento el vuelo acabo y amenizamos entre saliva y sudores,enmarañados bajo las sábanas, exhaustos pero felices, a la espera del próximo vuelo.