sábado, 26 de julio de 2014

TDAH - Déficit de un poeta desesperado (Fragmento adelanto del próximo libro "La inquisición de los sentimientos reprimidos")

Mantengo esa mala salud de hierro,
la del poeta errante,
la del poeta con TDAH.
Que vive preso de la inquietud enérgica
de palabras compulsivas que no paran de girar.

Comienza escribiendo un verso
y sin pensarlo termina otro.
Una idea, otra idea y una más,
y al terminar el día
trocitos de amor por doquier
como siempre sin acabar.

Innato nefelismo
se apodera de su consciente,
y como un cruel teniente,
despersonaliza su personalidad.

Todo lo que huele, observa, toca y siente,
se convierten en finos hilos de seda
que se atan y entrelazan.
Formando soliloquio de palabras
que se escriben o se pierden,
que se olvidan y enmarañan.



"Podemos formar un caos monumental allá donde vayamos pero,
ese caos monumental puede derivar hacia la razón y el arte."


A mis queridos amigos, familiares y lectores con este déficit.
y a los que no lo padezcan ser compresivos, esto no es premeditado, simplemente es algo inconsciente y compulsivo.

martes, 22 de julio de 2014

Futilidad material.

Déjame caminar sin abismos, sin gravedad, sin estribos,

Déjame bañarme en fríos arroyos y beber de algún manantial de vino.

Déjame caer sin miedos, sin vergüenzas.

Sopla fuerte y acompaña mi aventura,

Dame alas…  dame aire.

Pierde tus pudores, tu auto-convicción,

Pierde todo aquello que te sobre.

Ábrete caminos en las cumbres del tiempo,

Y vuelve a perder más.

Que no zozobre tu equipaje


Que cuando llegue la hora como has llegado te irás.





"Al final, solo tuvimos un abril,
donde nos bañamos en polvos de estrellas.
El resto no tuvo valor alguno,
ya que solo dedicamos poco tiempo a alimentar la llama,
que algún abril encendimos"




viernes, 4 de julio de 2014

Días de extravío

A veces trato de trasmitir lo que en vena casi ni siento,
puedo ver colores y sin embargo nunca amanezco.
La luz de luna nos fue escasa esta noche,
pero el calor en la cama compenso nuestras horas.

Tres días extraviados entre las sabanas,
y aun no pedimos rescates.
Las botellas se terminan,
Y el ultimo whiskys barato se ha puesto en pesimista.

Yo solo atino a recostarme en tus pequeñas colinas,
y caigo exento al escuchar tu voz de ensueños.
Pasa el tiempo me despierto y empezamos de cero,
coges el vaso con hielos y los derrites en mi infierno.

No ha llovido ni nada desde que desaparecimos,
y creo que ahí fuera aun quedan restos de un mundo perdido.

Llenamos de humo hasta el último poro,
Y besamos cada rincón del cuarto.
Dilatamos las pupilas sin parar de asombrarnos,
e invertimos el tiempo sin ni siquiera pensarlo.

Nos volvimos tan pulcros enguarrando el espacio,
Que nos sentimos suicidas al juntar nuestras manos.




“Las horas pasan volando
como una bandada de segundos,
que aletean al compás de los pájaros.
Mientras que las penas naufragan
en dos peces de hielo.
Lo cotidiano nos viste de negro a diario
Y nos venda los ojos de insulsa rutina.”