lunes, 3 de junio de 2013

Tratare de acostumbrarme

Voy a extrañar tu respiración,
y tú esencia de mujer tan dulce y pura
sobre mi pecho por las mañanas.
Voy a extrañar tus cosquillas,
que eran la musa
del juego previo antes de amar.
Y aunque deseare nunca haberte conocido,
cuando tus recuerdos azoten mis sueños,
trayéndome imágenes,
que me hagan temblar del miedo a saber,
que nunca te olvidare,
que simplemente tendré que acostumbrarme,
acostumbrarme a no sentir el tibio de tu piel
erizando la mía.
Acostumbrarme a que ya no escuchare,
las piedras del amor golpeando mi ventana.
acostumbrar a la luna a su ritmo normal,
y explicarle que ya no abra 3 de cada mes,
en que tenga que llenarse por nosotros.
y a las estrellas que se turnen para brillar,
como antes lo hacían,
que ya no es necesario,
que perdimos el camino.
a las flores del jardín,
no se que les diré pregunten por ti,
o me reclamen tu aroma.
Pero duerme tranquila,
que no te guardo rencor.
es más cada noche rezo por ti,
porque encuentres quien te ame,
como yo te estoy amando,
alguien que te valore
como yo lo estoy haciendo.
Si ya lo se,
de nada sirve ahora que te he perdido,
amarte con locura,
pero siempre tuve temor,
a demostrarte lo que por ti sentía,
y hoy aquí estoy,
cayendo lentamente al vacío,
y acostumbrándome,
a vivir de recuerdos,
y cargare como una cruz,
este amor que tarde me acorde de dar.



"Voy a extrañarte aunque no quiera,
y perderé mi inspiración en el camino.
Visitare otras musas,
encenderé otros fuegos;
y cocinare manjares de versos
maldiciendo tu nombre.
Pero te extrañare y eso sera inevitable,
porque te amo aunque ya no quera hacerlo.
Porque sienta bien sentirse vivo
aunque sea en un vago recuerdo."