sábado, 17 de noviembre de 2012

Reflexión

A veces hasta que encontramos al “yo” que realmente somos, perdemos muchas cosas, a veces valiosas y otras ni tanto, pero en fin, si merece la pena lo que somos, merece la pena encontrarnos.