sábado, 15 de diciembre de 2012

Miradas

Mirada perdida, vacía, insulsa, sumisa.
Mirada que grita y busca en silencio una cuna,
que acoja el bello toxico anhelo iluso, orgásmico, incondicional, 
que arrastra mareas al cuarto de sueño,
suspira, me observa y me mira,
y dejándome inmute me haces confesar mis pecados mas siniestros,
mi universo, el mundo en mi mente, que le oculto al destino, a la gente. 
A eso se reducen tus ojos, a una mirada, a absolutamente nada.