viernes, 18 de abril de 2014

Que pena que no fue de amor... ("Querido Gabriel")

Quien iba a decir que te llegaría "La mala hora", fuiste "el general en su laberinto" palabras que invadieron almas de sosiegos cáusticos.
"El otoño del patriarca" te llego a buena hora, como le llega a cualquier guardián de Historias.
"Memoria de mis putas tristes" retoña en mi cuando repaso tus versos, y aprendo a amar el amor, como quien ama "El amor en los tiempos de cólera."
Hay que "Vivir para contarla" y tú ya has contado mucho "del amor y otros demonios", con tus "ojos de perro azul" destripaste muchos suspiros, con "Doce cuentos peregrinos" y "todos los cuentos" que contabas, cada vez que empuñabas pluma y envainabas tu alma.
“Un manual para ser niño” me enseño una vez, que mi espíritu era más libre si yo imaginaba que tenia alas y le abría mi mente para que pueda volar, por los “Textos costeros” de mi universo.
Es “El mismo cuento Distinto” este que te estoy contando, Son “Discursos”, Son “Noticias de un secuestro”, el secuestro de un maestro literario, que daba temor de solo pensar que este hombre era capaz de hacer florecer cualquier sentimiento.
- “El coronel no tiene quien le escriba”
Dijo un soldado raso, mirándolo fijo y batiendo sus alas. El asintió con su cabeza cerrando sus ojos lentamente mientras decía adiós a sus 87 abriles.
Este es “El relato de un naufrago” que ha pasado un tiempo en la inmensidad de tus mares, de universos abstractos, acobijándose con tu manto de palabras.

Que pena que no haya sido de amor....

“Hasta siempre”